Seleccionar página

Imaginemos los abrazos de tu hijo, un beso de tu amado, la vida misma, todo esto vale oro y no cuesta un solo peso, pero como dice la famosa campaña, para todo lo demás tienes tu tarjeta de crédito… para el marketing, invertir es imprescindible.

Imaginemos ahora calidades, imagina un helado barato, con alto contenido en grasa y azúcar, ese que te empalaga y deja una sensación grasosa en el paladar, imagina ahora un gelato elaborado con crema de calidad y la cantidad justa de azúcar ¿cuál prefieres? Seguro el de calidad ¿pagarías más por él?, eso es lógico ¿por qué no sigues esta lógica en tu marketing digital?

La realidad, en el marketing lo barato sale caro, si deseamos pagar poco, los resultados seguramente serán bajos pues, quizá estamos yéndonos con la idea de que un proceso que debe ser empleado por profesionales, se puede obtener en una agencia o con un autónomo “patito”.

Tampoco decimos que a más presupuesto mayor calidad de marketing, no pretendemos invitarte a despilfarrar, sino nos gustaría crear conciencia de que la alta calidad tiene un precio justo por ella.

Así, consideremos que nuestro contenido, esfuerzos en social media, la generación de leads y demás acciones de marketing precisarán un presupuesto, después de todo si esto no fuera así no podríamos hablar del ROI, que es el retorno de la inversión, misma inversión que precisará de un presupuesto concreto e inteligente.

Así, ¿prefieres pagar lo justo por un marketing de calidad? O ¿Prefieres arriesgarte con lo más barato y marca “patito”?